viernes, 5 de enero de 2018

Que te mantiene despierto?

Está ese snack nocturno afectando tu sueño ? Que Tipo de comida estás consumiendo? Tal vez tengas que ajustar tus horarios de comida, particularmente el horario de la cena . El sistema digestivo también tiene su ritmo natural, el cual disminuye en la noche. Comer tarde pone presión al sistema digestivo y empuja al cuerpo para que funcione a toda marcha en el momento que quiere descansar. Evita las comidas y las bebidas estimulantes, consumí comidas light y de fácil digestión en la noche .


domingo, 17 de diciembre de 2017

APAGA LAS LUCES

A veces cuando queres relajarte es necesario que bajes un poco las luces . La luz desencadena impulsos nerviosos oculares que inhiben directamente el hipotálamo anterior, debilitando las señales calmantes que manda al cerebro . Por este motivo , podrías apagar la luz de la sala donde te estés relajando y/o taparte los ojos. A veces, cuando no consigues relajarte del todo, la oscuridad es lo único que necesitas para descansar mas profundamente .


miércoles, 22 de noviembre de 2017

Aura

El Aura
Irradiación luminosa que algunas personas dicen percibir alrededor de los seres vivos
El aura es una energía luminosa o campo electromagnético que rodea en forma de ovalo a todos los seres vivos
Rodea a la persona como un huevo de luz, de múltiples capas que se interconectan e interactuan constantemente
Esas capas son:
El cuerpo etéreo: Es el mas cercano al cuerpo físico y usualmente refleja nuestra salud física . Se manifiesta usualmente con un color azul  o plateado suave , pero si existe una enfermedad , se torna en colores oscuros, sobre todo alrededor del área afectada.



El cuerpo emocional: como su nombre lo indica, refleja el estado anímico de la persona, al igual que las reacciones emocionales frente a otros individuos y a situaciones. Por esta razón es la capa del aura mas inestable , y cambia continuamente de acuerdo con el estado de ánimo de la persona. Sin embargo, los residuos de las emociones mas fuertes como la rabia y el miedo, permanecen almacenados en esta capa por algún tiempo y pueden con el tiempo afectar la salud emocional y física de la persona. Cada emoción genera colores diferentes en la capa emocional del aura y por lo tanto esta puede manifestarse en cualquier tono o combinación de colores. Los colores mas brillantes y puros usualmente indican emociones elevadas y de paz. Los colores turbios son mas característicos de emociones violentas o instintos bajos.
La Capa o Cuerpo mental : 
Se relaciona con lo que llamamos conciencia. Los pensamientos e intenciones conscientes del individuo se reflejan en esta capa . El amarillo y naranja son los tonos característicos del cuerpo mental , ses dice que las personas altamente intelectuales tienen un cuerpo mental de color amarillo brillante 

lunes, 13 de noviembre de 2017

svâdhyâya

svâdhyâya 

 La traducción literal de svâdhyâya es “el estudio de uno mismo” o, como dice Desikachar en el primer aforismo de Sâdhanapadâh, el segundo libro del Yoga Sûtra, “la capacidad de examinarnos a nosotros mismos” A medida que profundizamos en la vida nos damos cuenta que la realidad es mucho más compleja de lo que nos parece. Interpretamos el mundo muy ligeramente sin darnos tiempo a comprender razones más profundas. Acostumbramos a ser literales porque profundizar requiere ciertamente mayor esfuerzo. Pero el sabio necesita comprender para encontrar un todo ordenado dentro del aparente caos. Comprender el mundo es comprenderse a uno mismo, pues al otro lado del horizonte está nuestra propia proyección, tal como lo haría una cámara de cine. Svâdhyâya es la toma de conciencia de la existencia de uno mismo. Y, claro, ese uno mismo puede ser un puente o un obstáculo. La primera comprensión es que, de entrada, cada uno de nosotros es un punto de vista. La realidad está filtrada por nuestros gustos y por nuestras creencias, por nuestros miedos y, cómo no, por nuestras ilusiones. Darse cuenta de que ese punto de vista está condicionado es el principio de la liberación. En nuestra cabecita no hay un sólo yo, hay muchas voces. El carácter tiene muchas capas de sedimentación y empieza desde el nacimiento, o antes incluso. Svâdhyâya es darnos cuenta que el carácter es una estructura de supervivencia emocional que amortigua un dolor primario en base a una carencia afectiva, carencia también de reconocimiento. Somos un lienzo hecho a retazos de impresiones en la vida, de imitaciones, de evitaciones, de sueños. Darnos cuenta, entonces, de que no somos ese pequeño yo, ese collage de impresiones y que hay un yo más profundo, un ser esencial, es el objetivo de Svâdhyâya. ¿Pero cómo hacer esa autoindagación, esa delicada observación de nuestros actos? Evidentemente, con la perseverancia del estudio. En la tradición se ha utilizado el estudio de los textos sagrados porque cuando la mente encuentra un soporte profundo se abre con facilidad a lo sutil. Sin embargo, los textos, aún los más sagrados, son inexactos, retocados por los siglos y tendentes a la ideología del momento histórico y cultural. Los libros, como diría Margarite Yourcenar, nos aclaran el mundo. Y tiene razón, pero hay que tener en cuenta los errores particulares de perspectiva que nacen entre sus líneas. En realidad los libros son linternas que nos hacen ver un poco más allá de donde nos llevan los sentidos o nuestra viciada elaboración mental de las cosas. En el mejor de los sentidos, se intenta utilizar la palabra para ir más allá de la palabra.


lunes, 16 de octubre de 2017

«Heredé de mis antepasados las ansias de huir. Dicen que mi sangre es europea. Yo siento que cada glóbulo procede de un punto distinto. De cada nación, de cada provincia, de cada isla, golfo, accidente, archipiélago, oasis. De cada trozo de tierra o del mar han usurpado algo y así me formaron, condenándome a la eterna búsqueda de un lugar de origen. Con las manos tendidas y el pájaro herido balbuceante y sangriento. Con los labios expresamente dibujados para exhalar quejas. Con la frente estrujada por todas las dudas. Con el rostro anhelante y el pelo rodante. Con mi acoplado sin freno. Con la malicia instintiva de la prohibición. Con el hálito negro a fuer de tanto llanto. Heredé el paso vacilante con el objeto de no estatizarme nunca con firmeza en lugar alguno. ¡En todo y en nada! ¡En nada y en todo!. ...En extrañas cosas moro .Simplemente no soy de este mundo...yo habito con frenesí la luna. No tengo miedo de morir; tengo miedo de esta tierra ajena, agresiva... no puedo pensar en cosas concretas; no me interesan. Yo no sé hablar como todos. Mis palabras son extrañas y vienen de lejos, de donde no es, de los encuentros con nadie... ¿qué haré cuando me sumerja en mis fantásticos sueños y no pueda ascender? Porque alguna vez va a tener que suceder. Me iré y no sabré volver. Es más, no sabré siquiera que hay un “saber volver”. No lo querré acaso. Yo no sé de pájaros, no conozco la historia del fuego. Pero creo que mi soledad debería tener alas.» Alejandra Pizarnik